Señales ambivalentes en la economía argentina, con incipiente recuperación del sector real y complicaciones en el financiero